Propósito

El propósito de CONTENTO es lograr más y mejores conexiones con el consumidor, a través de estrategias y tácticas de contenido que diviertan, informen y cautiven a un público hambriento de relevancia.

La comunicación que lanza mensajes en diferentes canales tradicionales y redes sociales esperando que el consumidor reaccione con apenas un poco de estímulo, ya es cosa del pasado.   La publicidad por sí sola ya no basta para acompañar e influenciar a nuestro cliente potencial mientras transita por las diferentes etapas del proceso de compra.  Así las cosas, el gran reto de nuestra época como profesionales de mercadeo es adaptarnos a un consumidor sofisticado, impaciente y dispuesto a expresar abiertamente sus gustos y opiniones.  Gracias a las redes sociales, el consumidor está ahora en el centro del universo.

Mientras algunas empresas todavía buscan adaptarse a la nueva realidad, hay otras que entendieron temprano en el juego que abrir las vías de comunicación e interactuar con los consumidores trae grandes beneficios.  Estas empresas utilizan una metodología que logra excelentes resultados cuando se implementa de forma correcta:  el Content Marketing.

El Content Marketing nos ayuda a sacar el máximo provecho de nuestra presencia en redes sociales ya que incrementa el nivel de interacción con el consumidor y crea una relación mucho más íntima y duradera a través de contenido relevante, constante y entretenido.  La premisa es simple:  nuestro consumidor target y sus redes sociales son inseparables, pero su capacidad es limitada para procesar la cantidad de contenido que recibe diariamente.   Si nuestra marca quiere tener espacio en ese contenido limitado, debe ser relevante;  de lo contrario, se convierte en parte del paisaje.

social-infographic

Para las empresas que aún no utilizan el Content Marketing, el único camino es reinventarse para contar su historia de una forma diferente.  El consumidor de hoy se asocia a marcas que le ayudan a tomar mejores decisiones a través de contenido interesante y diferente al resto.  Para triunfar en el mercado,  debemos adaptar nuestras organizaciones para que todo lo que hagamos responda a esto, de lo contrario, las marcas que administramos están destinadas a ser cosa del pasado.