El consumidor en el centro del universo

Hace menos de una década, los consumidores vivíamos en la época de las cavernas.  Me explico:  la mayor parte del contenido que consumíamos en ese entonces era creado para generar top of mind y las formas de distribuir ese contenido se limitaban a prensa, radio, televisión y revistas.  Las grandes empresas y sus marcas controlaban el mensaje y lo transmitían día y noche a través de los medios tradicionales.  Debido a esto, los consumidores vivíamos secuestrados por información irrelevante en muchos casos y con pocas opciones de hacer algo al respecto.

Si adelantamos el calendario diez años y salimos de la burbuja, el consumidor está en el centro del universo.  ¿Por qué pasó esto?  Sencillo, gracias a la tecnología.  Cuando hablamos del consumidor moderno, encontramos a un ser diferente que tiene el poder de seleccionar lo que ve, lo que escucha y lo que compra, pero más aún, tiene el poder de ignorar el contenido que no le agrega valor a su vida y sobre todo, la publicidad, en la cuál el 90% de los consumidores ha dejado de creer.

Gracias a la tecnología, las marcas se desenvuelven en un espacio muy limitado, en el que deben competir con otro contenido que es relevante para el consumidor y ante esto, pueden seleccionar dos caminos:

  1. Lanzar contenido a diestra y siniestra, sin un proceso claro y sin objetivos bien definidos.
  2. Crear una estrategia lógica, en la que se busca crear una relación de largo plazo con el consumidor para buscar acompañarlo durante todo el ciclo de compra.

¿Qué busca el consumidor 2.0?

El consumidor moderno busca relevancia.  Entre todo el contenido que recibe diariamente y con una capacidad de atención limitada, su reacción ha sido ir cerrando el círculo y adentro solamente quedan los que agregan valor a su día a día.  Al verse empoderado por la tecnología, utiliza adblockers para anuncios en línea, cajas para grabar sus programas en cable y tiene la posibilidad de bloquear contenido en redes sociales que no es relevante para su estilo de vida.  Así las cosas, el consumidor 2.0 se convirtió en un ser esquivo, de difícil acceso y sobre todo, muy difícil de categorizar.

¿Cómo consume contenido el Consumidor 2.0?

Según el Content Marketing Institute, “56% de los mercadólogos cree que la generación de contenido produce interacción con sus marcas” pero también nos dicen que el consumidor promedio invierte 37 segundos leyendo artículos.  Siendo esto así, las marcas solo tienen un camino y es generar contenido de alta calidad en comparación con su competencia para lograr que sus artículos, videos, posts y en general todo el contenido que se publica en las diferentes plataformas sea consumido.  El contenido debe ser corto, que entretenga, que eduque y que genere buenas sensaciones para el consumidor.  Las marcas que entienden esto son favorecidas con un alto nivel de consumo de sus contenidos y al final del día, crecimientos importantes en sus ventas.

¿Qué podés esperar si haces Content Marketing con tu marca?

Crecer orgánicamente no es el norte de ningún negocio.  Conforme estos comportamientos del consumidor se van profundizando, las marcas empiezan a sentir un estrés natural gracias a la desconexión que empieza a cambiar no solo el mix de las ventas, sino que la misma interacción con el cliente.  Es claro sin embargo, que hay muchos otros elementos que se deben de considerar cuando revisamos métricas comerciales como innovación, servicio al cliente, calidad y muchas otras, pero desde la trinchera de mercadeo sabemos que hay cambios que están afectando el resultado de las empresas y pocos líderes están conectados con estos cambios.

La realidad de los tiempos es que nuestra atención como consumidores está segmentada como nunca antes, por lo que solamente el contenido relevante logra resultados en el tiempo.  En diferentes conversaciones con empresarios que han tomado el camino del Content Marketing como estrategia para hacer crecer sus negocios, hemos notado mucho entusiasmo ante los resultados y sobre todo un compromiso con la estrategia.  Estas empresas se han logrado adaptar a las condiciones que presenta el mercado y están teniendo crecimientos sostenidos.

Es tiempo de ver hacia adentro y revisar adonde está tu organización en el mapa del consumidor.  Si tus resultados no están siendo los esperados, el momento de evaluar es ahora ya que si se avanza en la dirección equivocada, el costo de rectificar es alto en dinero, en tiempo y en otros recursos valiosos.


2 thoughts on “El consumidor en el centro del universo

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s